Teatro degollado y Templo de San Agustin Guadalajara

Fue en este lugar que el presidente Juárez salvó la vida gracias a la intervención de Guillermo Prieto, con su famosa frase “los valientes no asesinan”.