Quien tiene a Dios en su corazón, lo tiene todo.