Por. Ilustra.org

Hola Esther realmente es un placer para nosotros tenerte como invitada en esta ocasión.

Cuéntanos:

¿Cómo descubriste que la ilustración es tu vocación? 

Desde que tengo uso de razón siempre utilicé el arte para expresarme. Soy una persona muy sensible y siempre me costó usar las palabras para expresarme. Así que desde muy pequeña empecé a comunicarme con los demás a través de dibujos, colores y formas. Encontré en la ilustración una forma de desahogo, libertad. Creo que una imagen, o en este caso, un dibujo, puede expresar más que un millón de palabras.

¿Cuándo fue que tomaste la decisión de pasar de leerlo a hacerlo? 

Creo que la decisión la tomé en el instituto. Mientras estaba en clase de matemáticas. Mi profesor resolvía problemas en la pizarra, y yo mientras tanto creaba mundos de fantasía en mis cuadernos de clase. El profesor me regañaba a menudo, y suspendía los exámenes con frecuencia, pero yo no estaba preocupada, porque estaba segura que ese no era mi mundo, ni el camino que quería seguir. Cuando terminé bachillerato, por fin me liberé de esas tediosas asignaturas y por fin pude dedicarme a lo que en realidad me apasionaba, el arte. Así que no lo pensé dos veces y decidí inscribirme al módulo superior de ilustración.

¿Cuáles fueron tus métodos de aprendizaje?

Siempre me gustó probar todo tipo de técnicas artísticas. No me lo pensaba dos veces a la hora de experimentar con nuevos materiales o lienzos. Muchas veces los resultados no eran para nada satisfactorios, y muchas obras terminaban despedazadas en la basura. Después, cuando estudié ilustración, tuve el apoyo de grandes profesores que me enseñaron un montón de trucos y técnicas nuevas que me asombraban y a la vez que me animaban a experimentar y dejarme llevar.

¿Cuáles son tus influencias como artista? 

Creo que mi mayor influencia proviene de uno de los que fueran mis profesores en la escuela de arte de Segovia, el gran artista Ángel Cristóbal. Gracias a él aprendí no solo la maravillosa técnica de la acuarela, sino también a ser capaz de plasmar el alma de uno en la obra. La manera que él tenía de retratar la realidad me fascinaba, y me hacía querer dibujar como él. También admiro a otros muchos artistas plásticos, sobre todo los pintores impresionistas como toulouse Lautrec o Monet.

¿Cuéntanos cómo nació la idea de Mentiradeloro?

La idea de “Mentiradeloro” surgió gracias a una amiga. Ella me dijo que mi nombre (Esther Cuesta) era demasiado común, que debía buscar un nombre original, y único, algo que me definiese como artista. Entonces, un día, mientras jugaba con mis loritos, se me ocurrió el nombre de “Mentiradeloro” porque es un nombre que puede tener varios significados, o lo que es lo mismo, puede leerse de 2 maneras. Por un lado, puede ser “Mentira de loro”, haciendo referencia a que si los loros son capaces de hablar, también deben ser capaces de mentir. Y por otro lado, la palabra puede ser dividida en “Mentira del oro”, siendo este juego de palabras una crítica al capitalismo tan imperante hoy en día.

¿Cuál es tu proceso creativo en la elaboración de Mentiradeloro? 

Básicamente el proceso es siempre el mismo. Cuando tengo un sentimiento en el interior que no soy capaz de plasmar con palabras, entonces llega el momento de coger el pincel y dejarse llevar. En ocasiones me inspiro de fotografías de mujeres para crear algunas de las obras. Otras veces simplemente dejo volar la imaginación y dibujo lo que mi alma me va dictando. Primeramente creo un dibujo a lápiz, y una vez el boceto está terminado, llega la hora de jugar con la acuarela y la tinta china. Eso es lo que en realidad me hace disfrutar. Me encanta usar acuarela para crear mis obras, ya que es una técnica muy rápida y viva.

¿Cuál es el personaje más popular de tus obras?

Tengo varios personajes populares entre mis obras, personajes que repito a menudo. Pero si he de destacar uno, esa es mi amiga Virginia. Una gran amiga, fotógrafa. La he dibujado muchas veces, ya que su rostro, sus gestos, consiguen transmitir lo mismo que yo pretendo con mis obras, asi que en ocasiones la pido fotos suyas o la digo que pose para mí.

¿Cuál es tu mayor satisfacción al hacer  esta aventura empresarial a la fecha? 

Desde mi punto de vista, la principal función del arte, es emocionar, despertar sentimientos en la persona que lo recibe. Por eso, ser capaz de crear algo que pueda emocionar a otra persona, para mí lo significa todo. A veces, cuando algún amigo o desconocido observa alguna de mis obras, puedo ver en sus rostros esos mismos sentimientos que surgen en mi interior mientras dibujo. Para mí esa es la mayor de las satisfacciones. Poder transmitir mis sentimientos, y que otras personas los reciban.

¿Cuáles son las herramientas que usas? (lápices, minas, marcadores, pinceles, tinta, tableta digital,etc.) 

Todas las obras que creo están hechas a mano. Utilizo un portaminas cualquiera con una mina HB, una cajita de tinta china, otra paja con acuarelas de colores, y un par de pinceles. Uno super finito para crear los detalles de los ojos, labios, etc y otro menos fino para el resto.

¿Qué tipo de papel usas para dibujar? 

Normalmente utilizo papel específico para acuarela. Un papel bastante gordo de algodón que no se arruga y da muy buenos resultados. A menudo, también utilizo papel antiguo (como de los años 30) que encontré en una estación de trenes abandonada de Segovia. Este papel suelo utilizarlo para los fondos de los dibujos, creando de esta manera contraste entre la propia figura y el fondo.

¿Prefieres trabajar en papel o en digital? 

Siempre trabajo en papel. He probado a utilizar herramientas digitales, pero no es lo mío. Me gusta el arte al puro estilo tradicional, y me gustan las obras físicas, palpables, con sus rugosidades, imperfecciones y su vitalidad.. algo que desde mi punto de vista, el formato digital no ofrece. Sí que he de admitir que cuando escaneo mis obras, a menudo le doy algún retoque digital con Photoshop, añadiendo a veces más luz o mayor contraste a la obra, pero nada más!

¿Algún consejo para un principiante en este mundo de la ilustración? 

Creo que el mejor consejo que podría darles es que crean en ellos mismos. Un artista tiene que creer en lo que hace, creer en sí mismo. A menudo solo se necesita un poco de perseverancia para alcanzar nuestras metas. Es fácil tropezarse, confundirse y muchas veces tomar el camino equivocado, pero si de verdad uno siente pasión por el arte y la ilustración, hay que mirar hacia delante y seguir luchando por conseguir nuestros sueños. Al final uno mira para atrás, y se da cuenta de todo lo que ha conseguido.

Gracias por concedernos esta entrevista.

Si deseas contactar a Esther Cuesta, puedes hacerlo en:

WebFacebookTwitterPinterestInstagram