Si crees que el buen diseño es caro, deberías mirar lo que cuesta en realidad el mal diseño.